Seminario Regional

Se desarrolló el pasado viernes 21 de Agosto el seminario regional “Convivencia Educativa. Claves para la transformación de la educación media”, con la participación de destacados expositores de Argentina, Brasil, Chile y Uruguay, que compartieron sus experiencias y reflexiones para transformar la educación media en América Latina.

La apertura de la jornada estuvo a cargo de a Directora general del Consejo de Educación Secundaria, Prof. Celsa Puente, quien convocó a los presentes a pensar en transformar desde lo existente. A su turno, el Secretario General de la Organización de los Estados Iberoamericanos, Dr. Paulo Speller, hizo hincapié en el enorme desafío que supone la transformación de la educación media no solo para Uruguay sino para toda la región. Por su parte, la ministra de Educación y Cultura María Julia Muñoz, reconoció la tarea cotidiana de los docentes y destacó el compromiso en la transmisión de valores.

Tras la apertura de las autoridades, disertaron cuatro panelistas.

El argentino Pedro Núñez, que es Doctor en Ciencias Sociales de la universidad Nacional General Sarmiento e Investigador Asistente del Consejo Naiconal De Investigaciones Científicas y Tecnológicas.

También expuso la brasileña Elisabeth Mazeron Machado, socióloga, psicóloga y Magíster en Sociología, Doctora en Psicología, profesora universitaria y miembro del Grupo de Investigación Violencia y Ciudadanía de la Universidad Federal de Río Grande do Sul.

La tercera en exponer fue la chilena Verónica López Leiva, Directora e Investigadora principal del programa Apoyo a la Convivencia Escolar, Psicóloga, Doctora en Psicología de la Universidad Autónoma de Madrid.

Por último disertó la uruguaya Nilia Viscardi, Socióloga, docente e investigadora especialista en temas de educación, convivencia y violencia; Doctora y Magister en Sociología por el Programa de Pos graduación en Sociología de la UFGRS (Brasil).

El proyecto “Fortaleciendo la Convivencia Educativa en los liceos del Uruguay” se enmarca en el programa METAS EDUCATIVAS 2021 que fue aprobado en la Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado y de Gobierno (2010) con el objetivo de “dar respuesta satisfactoria a demandas sociales inaplazables: lograr que más alumnos estudien, durante más tiempo con una oferta de calidad reconocida, equitativa e inclusiva y en la que participe la gran mayoría de la instituciones y sectores de la sociedad. Existe el convencimiento de que la educación es la estrategia fundamental para avanzar en la cohesión y en la inclusión social.”

Esta iniciativa en Uruguay es desarrollada por la OEI en conjunto con el Consejo de Educación Secundaria y tiene como objetivo “Fortalecer la convivencia educativa, desde la perspectiva del centro como espacio de formación integral, convivencia, participación y formación en y paera la ciudadaníam adelmás de lo estrictamente académico, a través de acciones de intercambio, reflexión y construcción”.

La coordinación del seminario estuvo a cargo de la Mag Nelly Díaz, Inspectora del Consejo de Educación Secundaria, y la Mag. Daniela Pereira, Coordinadora de Programas de OEI.

* Fuente: www.ces.edu.uy 

Matrículas, programas y recursos

Dentro de los soportes institucionales que hacen a las dinámicas de convivencia y participación adquieren especial relevancia la matrícula, los programas especiales así como la disponibilidad de recursos materiales.

Al analizar la cantidad de estudiantes que asisten a los centros educativos se perciben claras diferencias entre las escuelas del CEIP y lo que ocurre en la Enseñanza Media.

En las escuelas públicas, un 41% de los centros censados atienden entre 20 y 50 niños. A su vez apenas el 6% del total tienen más de 500 alumnos.

Grafica Matricula CEIP

En la Enseñanza Media se percibe que una gran proporción de centros cuentan con una importante cantidad de estudiantes. Desmenuzando por subsistema, en el CES cerca de la mitad de los centros educativos atienden a más de 600 estudiantes mientras que en el CETP esta realidad se presenta en 3 de cada 10 escuelas técnicas.

Grafica Matricula CES y CETP

En torno a la captación de programas o proyectos educativos el subsistema que presenta mayores dificultades es el CETP, donde 1 de cada 4 escuelas técnicas carecen de éstos. Por contrapartida, el subsistema que mayor capacidad posee de sumar programas es el CFE, donde en casi la mitad de los centros tienen 3 o más programas.

Grafica Programas

Otro de los elementos de singular importancia en la tarea pedagógica refiere a los recursos materiales para educar y gestionar. Es señalada la “escasez” o “inexistencia” de un conjunto significativo de recursos materiales para la tarea pedagógica.

En el CEIP, el recurso cuya escasez más se denuncia en los locales escolares es el proyector (70% de los centros). A seguir, aparecen los libros de texto escolar (65%) y el material bibliográfico infantil y didáctico así como el material bibliográfico docente, recursos para los cuales aproximadamente un 50% de referentes de escuelas denuncian su escasez o inexistencia. Finalmente, el mobiliario también está en falta para muchos referentes.

En el CES, el recurso cuya “escasez” más se denuncia en los locales escolares es el material bibliográfico docente (65% de los centros) y el material bibliográfico estudiantil (61%). A seguir, aparecen los libros de texto (43%), el proyector y el material didáctico (26% cada uno de ellos). Finalmente el mobiliario también está en falta aunque en una proporción mucho menor que en el CEIP (23%). En términos de calidad, este último recurso es el que mayormente se denuncia como “malo” o “regular” (29%). En los restantes rubros, la disconformidad respecto a la calidad de los mismos oscila entre el 15% y el 24% de los centros censados, lo cual muestra que la carencia de recursos didácticos es más relevante que el problema de su calidad en opinión de los directores.

En el CETP, el recurso que más está en falta es el material bibliográfico estudiantil, lo cual es expresado por el 74% de los responsables de centros. Se menciona, luego, el material bibliográfico docente (54%), el proyector (49%), los libros de texto (40%), el mobiliario (33%) y el material didáctico (22%). En lo relativo a la calidad, los valores son similares para todos estos recursos, siendo el mobiliario el que alcanza valores más críticos (31%) y el material bibliográfico docente el que menos (22%).

El CFE, en comparación con los anteriores subsistemas, presenta mayor conformidad con los recursos existentes para la tarea pedagógica tanto en calidad como en cantidad. El recurso que más está en falta es el proyector, reclamado en el 26% de los centros de relevados, seguido del material bibliográfico (19%), de los insumos de laboratorio y talleres (15%), del material didáctico (7%) y del mobiliario (4%). En lo relativo a la calidad, el proyector (19%) y el mobiliario (11%) son los más endebles.

 

Estudio sobre Convivencia y Participación

La publicación “Convivencia, Participación y Formación de Ciudadanía” sistematiza la información relevada en el Primer Censo de Convivencia y Participación elaborado por el Consejo Directivo Central de la ANEP.

¿Qué es el primer Censo de Convivencia y Participación?

El “Primer Censo de Convivencia y Participación” – elaborado por el Programa Convivencia Saludable de Codicen- se realizó con el objetivo de conocer y analizar las modalidades de participación y convivencia en los centros educativos de todos los consejos desconcentrados de la ANEP (CEIP, CES, CETP y CFE).

Concretamente, el estudio ha profundizado en los soportes institucionales y las dinámicas que se generan. Por ello la información que se presenta refiere a: gestión, infraestructura y recursos humanos y materiales de los centros censados; presencia de espacios de recreación y deportes, asistencia social y recursos existentes en torno a la seguridad de los centros de enseñanza; conocimiento de las normas y reglas que estructuran la vida cotidiana así como su difusión; los vínculos que se establecen con las familias; análisis de los órganos de conducción democrática y las formas en que se canaliza la participación de todos los actores educativos.

¿Quiénes Participaron?Grafico 1

El formulario censal fue completado por el Director o Referente del Centro de Enseñanza. La cobertura del estudio alcanzó a 1800 establecimientos, lo cual implica casi dos tercios del total de los centros educativos de la ANEP.

Al analizar la cobertura de acuerdo al subsistema educativo es posible identificar ciertas diferencias. En el CEIP cerca de 1450 centros de enseñanza contestaron el formulario censal, o sea algo más de 6 de cada 10 escuelas que este Consejo de Educación mantuvo en funcionamiento durante el año 2012.

En la enseñanza media la cobertura del censo aumenta sensiblemente, alcanzando al 77% de las escuelas del CETP y al 82% de los liceos del CES. Entretanto, en el CFE se logró la participación de 27 centros e institutos, lo cual representa el 87% de los establecimientos educativos de dicho Consejo.

Tomando en cuenta la matrícula de la ANEP durante el año 2012, el estudio cubrió casi el 75%, unos 480 mil estudiantes.

En el prólogo del libro el Dr. Andrés Peri sintetiza: “al analizar integradamente las características estructurales de los centros educativos, -la matrícula, la infraestructura y los recursos educativos- junto con las formas que adquiere la participación de la comunidad y de los actores educativos le permite a los autores relacionar los motivos y la intensidad de la participación con la situación que atraviesa cada institución escolar”

Grafico 12En torno a los Referentes

La estabilidad del cargo de un amplio conjunto de los referentes de centros se observa en la alta proporción de aquellos que tienen cargos en carácter de efectivos: 75% de ellos en el CEIP, 71% en el CES y 67% en CFE. Una situación diferente presenta el CETP, consejo en el cual apenas 24% de los referentes tienen cargos efectivos, mientras 49% lo tienen en carácter de interinato y el 26% restantes son suplentes.

Si las tres cuartas partes de los referentes institucionales de escuelas del CEIP manifiesta que ejerce su cargo en forma efectiva, ello hace suponer que la renovación de los cuadros directivos procura simultáneamente generar estabilidad a futuro.

En el caso de los referentes de Liceos (CES), alrededor de 7 de cada 10 referentes institucionales manifiesta que ejerce su cargo en forma efectiva, lo que también hace suponer la existencia de cierta estabilidad en los cuadros directivos de gran parte de los liceos censados. En efecto, solamente poco más de la cuarta parte de los referentes es interino o suplente en el cargo de Director. Tan solo un 2% de los encuestados ejercía funciones de dirección en calidad de suplente por menos de un año.

La estabilidad del cargo registra menores niveles en el CETP. Una cuarta parte de los referentes institucionales manifiesta que ejerce su cargo en forma efectiva, por lo que tres cuartas partes de los consultados se encuentra trabajando de manera provisoria en la dirección del centro educativo. En efecto, casi la mitad de los referentes es interino en el cargo de Director, mientras que alrededor de una cuarta parte de los consultados trabaja en un cargo cuya modalidad es de suplencia por todo el año. Como en el CEIP y el CES, únicamente el 2% de los encuestados ejercía funciones de dirección en calidad de suplente por menos de un año.

En lo que hace a la Formación docente, las dos terceras partes de los referentes institucionales del CFE manifiesta que ejerce su cargo en forma efectiva, por lo que un tercio de los consultados se encuentra trabajando de manera provisoria en la dirección del centro educativo. En efecto, un 19% de los referentes es interino en el cargo de Director, mientras que alrededor de un 15% de los docentes trabaja en un cargo cuya modalidad es de suplencia por todo el año.

Seminario Participación y Convivencia

En el marco de las actividades anuales del Programa “Promoción de Convivencia Saludable”, Proyecto Central de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP-CODICEN) durante el quinquenio 2010-2015, se desarrollará en conjunto con el Consejo de Formación en Educación (CFE) el seminario-taller: “El Derecho a la Participación en la Formación en Educación: realidades, herramientas y debates”.

El seminario-taller se realizará del 19 al 21 de noviembre en las instalaciones del Instituto de Perfeccionamiento y Estudios Superiores “Juan E. Pivel Devoto” (IPES), ubicado en la calle Asilo 3255, en la ciudad de Montevideo.

Los destinatarios de este seminario-taller son Docentes Orientadores Educacionales (DOE) y estudiantes de los Centros e Institutos de Formación en Educación del CFE, siendo sus objetivos centrales:

a) Promover una instancia de discusión académica en torno a la temática con la participación de reconocidos expertos nacionales e internacionales.

b) Fomentar el intercambio de experiencias entre los docentes y estudiantes asistentes que permitan el desarrollo de reflexiones a nivel colectivo.
La dinámica de trabajo será similar durante los tres días del seminario-taller. A la mañana, se desarrollarán conferencias centrales con la participación de todos los asistentes. A la tarde, se profundizará en talleres simultáneos sobre los temas desarrollados en las conferencias habilitándose instancias de debate e intercambio.

Publicación Con-Parte 2014

El pasado 29 de octubre el proyecto Convivencia tuvo el agrado de presentar el libro “Proyecto Con-Parte”, en el que resumen las actividades desarrolladas entre el año 2013 y 2014 en diferentes centros educativos del Consejo de Educación Secundaria.

Puede descargar la publicación en formato digital aquí.

También les dejamos disponible la presentación audiovisual.

Convivencia, comunicación y medios

Tapalibro1

La asociación discursiva entre violencia, niñez y adolescencia en los medios no puede ser negada para pensar los procesos de conformación de nuestra conciencia colectiva y analizar su impacto en las representaciones sociales relativas a convivencia, violencia y ruptura del orden.

Estudiar su tratamiento en la prensa significa abordar uno de los factores que incide en las representaciones relativas a seguridad, estabilidad y “causas” sociales del conflicto. No deberíamos hablar de convivencia y vincularla con una agenda de seguridad pública; no obstante, los problemas actuales de convivencia se vinculan discursivamente con los problemas de la seguridad y el impacto que en la realidad y en las percepciones tienen los medios masivos de comunicación.

 

Mientras algunos sectores entienden que los niños y jóvenes que protagonizan la violencia delictiva son víctimas de un modelo social desigual – siendo más vulnerados en función de los efectos que la delincuencia tiene en ellos – otros entienden que la realización de un delito es resultado de opciones personales y debería tener por respuesta medidas punitivas que, se postula, no son lo suficientemente severas. Ambas interpretaciones tienen representaciones diferentes de las causas de la vulnerabilidad social, la desintegración y el conflicto.

 

A su vez, estas interpretaciones encuentran diferentes asideros en los medios. Por un lado se percibe el tratamiento generalizado desde una perspectiva sensacionalista,  la que culpabiliza a los sectores que viven en la precariedad y la pobreza,  alimentando de esta forma el discurso que promueve el pedido de medidas de mano dura. Por otro lado y con poco eco en el actual estado del debate a nivel de los medios masivos de comunicación, están las políticas integrales, más afines a las concepciones que entienden que la violencia social surge de las desigualdades sociales y que, sin eludir los procesos de responsabilización, procuran promover instancias de protección de derechos vulnerados.

 

Tal como se observa en otros países y desde hace ya más de una década (Lorrain, 1999), las noticias de violencia escolar en prensa y televisión han sido consideradas varias veces como parte de la crónica roja, limitada a relatar los hechos de modo muchas veces sensacionalista. Sean peleas entre jóvenes, agresiones a docentes, actos vandálicos, todos estos hechos sufren de una “sobremediatización”. Ello se explica por una agenda que aún tiende a asociar infancia con peligrosidad y difunde en permanencia hechos de violencia protagonizados por adolescentes.

 

Al igual que en la región, encontramos en Uruguay estudios que demuestran la existencia, en los medios, de una asociación entre peligrosidad y adolescencia. Tal es el caso del trabajo de Rosario Sánchez Vilela (2007), quien realizó un análisis de la agenda referida a violencia, infancia y adolescencia monitoreando los medios de comunicación entre agosto y noviembre de 2006. Asimismo, “Voz y Vos” viene efectuando otro monitoreo en medios desde el año 2007, el cual arroja resultados confluyentes en este sentido (Baleato, 2010). En efecto, estos estudios concluyen que el tema que ocupa mayor espacio es el referido a violencia, por lo que la infancia y la adolescencia son asociadas a la peligrosidad, a la amenaza social, como víctimas o como victimarios, pero alimentando las bases sociales de la inseguridad.

 

A grandes rasgos, lo que puede observarse es que en las noticias que aparecen sobre violencia escolar, la palabra  de los investigadores ha sido muchas veces buscada, otorgándose no obstante primacía al discurso de los representantes institucionales –docentes o directores– en gran medida alarmados por situaciones de emergencia.

Por otra parte, en nuestro país, la prensa no se ha caracterizado por difundir experiencias educativas de trabajo en vínculo de convivencia o prevención de la violencia. Sumado al fomento de una cultura del miedo y del sensacionalismo, esto genera y favorece la difusión de estereotipos juveniles estigmatizados, que se asocian a ciertos centros educativos, públicos generalmente. El caso, el accidente, difundidos y reiterados como noticia, se confunden con la generalidad: el caso de violencia de determinado centro educativo o acontecido en sus inmediaciones aparece como una violencia expandida en todo el sistema educativo.

Elaborado por Álvaro Levín a partir del libro “Gramáticas de la Convivencia” (Viscardi y Alonso, 2013)

 

Referencias Bibliográficas

 

BALEATO, Paula (2010): “Niñez y adolescencia en la prensa uruguaya. Monitoreo de Medios”. Montevideo: Voz y Vos / El Abrojo / UNICEF.

 

LORRAIN, Jean – Louis (1999): “Les violences scolaires”. París: PUF.

 

SÁNCHEZ VILELA, Rosario (2007). “Infancia y violencia en los medios”. Montevideo: UNICEF  Uruguay.

Normas de Convivencia

Tapalibro1

Desde la evaluación diagnóstica cualitativa que el Programa Convivencia Saludable viene realizando sobre centros educativos en todos los subsistemas, aquí se presenta un análisis de los marcos normativos hallados, conociendo entre otras cosas: de dónde surgen las normas, cómo se aplican, quiénes participan en su construcción.

Los hallazgos efectuados en los centros educativos del Consejo de Educación Inicial y Primaria permiten afirmar que son, de conjunto, homogéneos. En este sentido, se atribuye especial importancia al respeto de los tiempos institucionales (los horarios de entrada, de salida, de recreo, de realización de actividades curriculares) y al cuidado de los espacios al interior del establecimiento (comedor escolar, sala de lectura, rincón de ciencias, patios, entre otros). Por tanto, la lógica del “disciplinamiento” es vital tanto en el acontecer como en el advenimiento de las instituciones educativas.

Por otra parte, emergen algunas normas relativas a la presentación de la persona en el espacio escolar. A tales efectos se insiste con relativa frecuencia en la pulcritud de la túnica, en la limpieza de la vestimenta y en el aseo personal. Además, se enfatiza en la no inclusión de elementos que distorsionen el uniforme escolar, tales como gorros o capuchas que puedan cubrir el rostro de los alumnos. Finalmente, se encuentran normas vinculadas al respeto de los “otros”, que son usualmente formalizadas a través de las prohibiciones de golpear, insultar, maltratar o violentar.

Por lo general, aparece la referencia a la idea de que las normas vigentes son “conocidas” por los integrantes del centro educativo, lo cual conlleva a que las mismas no sean explicitadas o trabajadas. Precisamente, este hecho motiva a reflexionar acerca de la labor pedagógica que la escuela habría de encarar en torno a la cuestión de las normas, preguntándose básicamente sobre la viabilidad, validez y pertinencia que tienen algunas de las que se implementan o practican de forma cotidiana en el espacio escolar.

Si nos detenemos en el Consejo de Educación Secundaria una gran proporción son de funcionamiento y, como en el caso anterior, surgen vinculadas a las regulaciones de los tiempos y espacios de la propia institución.

En comparación con Primaria, en este subsistema sí adquieren más importancia las normas vinculadas a la presentación de los sujetos en la institución. El uniforme liceal juega aquí un papel importante, sobre todo porque su utilización no es universal, a diferencia de lo que sucede con la túnica y la moña en la Educación Primaria. Por último, no se indican las normas vinculadas al respeto del otro: no golpear, no insultar. Esta situación parece derivar del hecho de que, en Educación Secundaria, se espera que ello sea ya un asunto de sentido común por parte de los estudiantes.

Por su parte, en los centros educativos del Consejo de Educación Técnico Profesional donde investigamos,  a las normas de funcionamiento y de presentación de la persona se les suma, en algún caso, la reiteración de las normas de respeto a los otros. En este ámbito institucional, es importante subrayar que la especificidad de la tarea educativa hace que, en todos los casos, se mencionen normas claras en relación al trabajo, a los talleres o respecto al cuidado del entorno. Asimismo, las normas para regular la vida en los internados están bastante definidas.

En síntesis, existe un gradiente donde los centros educativos de Educación Primaria y de Educación Técnico Profesional exhiben un mayor detalle de las normas y reglas de convivencia en la institución.  En el Consejo de Educación Secundaria, los decálogos normativos son sensiblemente más breves, pero el conjunto de normas que se implementa es bastante similar al de los otros dos subsistemas: operan en la negación, no son propositivas. La mayoría de estos marcos normativos refiere a lo que se habilita y se entiende como conducta “adecuada” –o lo que se define como comportamiento “válido”– partiendo, sobre todo, desde la prohibición.

¿Cómo y dónde se construyen las normas?

El modo en que estas normas son construidas y legitimadas presenta variantes significativas no solo entre subsistemas, sino incluso a la interna de un mismo subsistema.

En Primaria la idea de construcción colectiva está presente, por tanto, de un modo significativo, ya que se trata prácticamente de la mitad de los centros. Esta participación o su reafirmación aparecen planteadas como un elemento pedagógico y educativo que, por vía de la “reflexión”, actualiza la validez y la legitimidad de estas normas.

En el Consejo de Educación Técnico Profesional, solamente se menciona la construcción de acuerdos de convivencia en dos de los nueve centros trabajados, lo que indica que se trata de situaciones de excepcionalidad.

En el Consejo de Educación Secundaria, la construcción de normas no involucra a los estudiantes en seis de los diez liceos trabajados. Su elaboración se hace desde la dirección y el cuerpo docente, difundiéndose y dándose a conocer luego entre los estudiantes. En los cuatro establecimientos restantes sí se incluye la participación de los estudiantes al momento de construir las pautas de regulación de la vida institucional, aunque únicamente en uno de ellos existe un acuerdo de convivencia que no solamente incorpora a los alumnos, sino también a los padres.

A la luz de esta primera aproximación, nuestra cultura normativa parece estar cambiando. Si bien son mayoría los centros que elaboran desde la dirección y el cuerpo docente las normas y reglas que los regirán, un conjunto significativo de instituciones van abriendo paso a la voz de los estudiantes.

No obstante, la concreción de “acuerdos de convivencia” colectivos (que incluyan a los estudiantes) resulta aún escasa. A ello se suma el carácter usualmente prohibitivo y restrictivo de estas reglas, centradas en el ordenamiento y el disciplinamiento de la tarea escolar. Así, podemos establecer que los marcos normativos encontrados en la mayoría de nuestros centros de enseñanza son usualmente “decálogos o listas” en los que se detallan comportamientos prohibidos (Litichever, 2011) y elaborados muy pocas veces con la participación de estos estudiantes.

Elaborado por Álvaro Levín a partir del libro “Gramatica(s) de la Convivencia” (Viscardi y Alonso, 2013)

Referencia Bibliográfica

LITICHEVER, Lucía (2011): “Un análisis de la convivencia en las escuelas a partir de los marcos normativos”. Ponencia presentada en IV Jornadas de investigación y III de Extensión, Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, Montevideo, Uruguay.

Presentación del libro “Gramáticas de la Convivencia”

PRESENTACIÓN DEL LIBRO

El pasado 24 de setiembre se llevó a cabo la presentación del libro “Gramática(s) de la Convivencia”. Contó con la participación de los autores, Mtro. Nicolás Alonso y Dra. Nilia Viscardi, y también con el Consejero del Consejo Directivo Central (CODICEN), Inspector Javier Landoni. Además comentaron la publicación los doctores Martín Prats, Álvaro Rico y Marcelo Viñar.

 

Conferencia en el IPES

El pasado 30 de octubre se realizó en el Insituto de Perfeccionamiento y Estudios Superiores la conferencia “Convivencia y Educación. Políticas impulsadas y realidades en Argentina y Uruguay”, a cargo del Dr. Pedro Núñez. Además, se contó con la presencia con la Consejera de Formación en Educación, Lic. Selva Artigas, al tiempo que comentó el libro “Gramáticas de la Convivencia” la Mag. María del Luján Peppe.

Con la asistencia de algo más de 30 docentes, la actividad tuvo como apertura las palabras de la Lic. Selva Artigas, quién planteó que “sabemos que la educación es una caja de resonancia de las problemáticas sociales”, y en este sentido saludó la posibilidad de que se generen líneas de acción en torno a la convivencia en la educación.

Por su parte, el investigador argentino, Dr. Pedro Núñez, abordó en su presentación tres cuestiones: i) cómo es que aparece la noción de convivencia en el sistema educativo, ii) recorrida por las últimas investigaciones que abordan la noción de ciudadanía, y iii) presentó hallazgos que desde la investigación académica se tienen sobre los “acuerdos de convivencia”.

Cerrando la actividad, la Mag. María del Luján Peppe formuló algunas reflexiones, disparadas a partir de la lectura del libro editado por el Programa Convivencia. “No basta con instalar los consejos de participación sino conocemos la cultura que subyace en la instituciones educativas”. En esta línea, la docente entiende que la publicación hace un muy buen aporte.